5 de julio de 2012

y flor


Roza mi tallo, que muere sin ver los claros. Ni el aguijón de los cielos podrá servir para que lloren de placer los filamentos, que no se encuentran entre sí. Que le insinúes a los pétalos su dulzura, que no es el rocío quien los baña.